El conciertazo

Por El Avisador - 11 de Enero, 2007, 0:35, Categoría: General

Pues no se trata del famosísimo programa de Fernando Argenta en TVE, un encanto de producción musical para la gente menuda. Se trata del castañazo que ayer por la tarde-noche tuvimos que soportar la patronal y el que suscribe a uno de los acordeonistas rumanos que pululan por nuestras calles. Se trataba del bueno de Nicolae --no Nicolau, como lo llamé en otra croniquilla anterior--, quien, sentado junto a una maleta en una esquina de la plaza de Conquistadores, junto a una Óptica cercana, estuvo tocando sin parar mientras el abajo firmante y la patronal estaban dentro viendo dos mil gafas. Que una cosa es oirle un rato en la calle, como forma de ganarse la vida, pero casi dos horas seguidas dentro del local, y sin hacer pausas ni nada... De juzgado de guardia, colegas. Cómo sería la cosa, que las dependientas están al borde de un ataque de nervios de tanto coñazo y, por lo que me cuentan, por la noche tienen pesadillas con tantos valses, polkas y boleros, del año de la pera casi todos. Y, por lo visto, un día sí y otro también. Que por "radio macuto" uno se entera de que hay una "mafia" que controla las mejores esquinas, las más céntricas de Badajoz, y que los acordeonistas y demás pedigüeños se sacan sus buenos machacantes al final del día. Cuando no hay broncas y peleas de vez en cuando, en disputa de los mejores sitios, hasta que llega el "padrino" y manda al intruso a hacer puñetas.

RECITAL INTERMINABLE
Todos sabemos lo agradable que es escuchar el hilo musical que te ponen en muchas tiendas y comercios de Badajoz, pero un recital ininterrumpido de acordeón, hora y media seguida, es criminal y habría que incluirlo en el Código Penal. ¿Sabéis lo que es eso de esperar a que termine una pieza y el tío que sigue, prosigue y vuelve a seguir, como un disco rayado, con esa mezcolanza de músicas tristonas de la Europa central, del Este, del Sur y del Oeste...? De forma que el personal salía con dolor de cabeza, acordándose del acordeonista y de la madre que lo parió.
También nos enteramos de que las tiendas del lugar han avisado varias veces a la pasma nacional, pero vienen y dicen que no lo puede meter en la trena por tocar un instrumento musical en la calle, que la música es cosa fina, además de amansar a las fieras, que la calle es de todos, que hay libertad de circulación y esas cosas. Y el caso es que dentro de dos semanas tenemos que volver a recoger unas gafas. Pues habrá que llevarse unos cascos de batería antiaérea de 500 mm. de la II Guerra Mundial, ¡qué remedio!

Permalink ~ Comentar | Referencias (0)

Calendario

<<   Enero 2007  >>
LMMiJVSD
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29 30 31     

Categorías

Archivos

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog