Reyes Magos en Badajoz: la noche de los caramelos

Por El Avisador - 5 de Enero, 2007, 23:09, Categoría: General

Espectacular, grandiosa, impresionante Cabalgata de Reyes la vivida esta noche en Badajoz. Con la parafernalia y efectos especiales apropiados, miles de niños pacenses y sus familias disfrutaron de la noche más esperada del año. Cientos de figurantes de todo tipo acompañaron a SS. MM. Melchor, Gaspar y Baltasar, entronizados en carrozas de las Mil y una noches, bien acompañados, por cierto, de un séquito variopinto y barroco. Las calles y los lugares del trayecto estaban colapsados por la muchedumbre, que no quería perderse este espectáculo mágico y único. Con el todo Badajoz en la calle, no cabía un alfiler y la cabalgata, al más puro estilo británico, cumpliría las etapas de su trayecto a paso ligero. Pero, eso sí, en medio de una monumental batalla de caramelos librada desde las alturas. Los Reyes y su séquito rivalizarían en tirar puñados de caramelos --5.000 kilos, que se dice pronto--, ante las delicias de los niños y sus familias, muchos de ellos provistos de prácticas bolsas. De todos los Reyes, quien estuvo más en su papel sería Gaspar, que lanzaba con ímpetu caramelos a diestro y siniestro, a fin de que llegaran a las últimas filas del gentío, lugares donde, tradicionalmente, llegan pocos o ninguno.
Después del recorrido, la Cabalgata llegaría al paseo de San Francisco a la hora convenida, con el gentío apelotonado, formando pasillo triunfal hasta el kiosco de la Música, en tanto los Reyes repartían besos y saludos a discreción y las familias y los fotógrafos de prensa allí apostados se hinchaban de tirar millones de fotografías.

RECEPCIÓN EN EL PALACETE DE LA MÚSICA
Una vez en el palacete y dirigida la ceremonia por nuestro presentador por antonomasia, Emilio González Barroso, tendría lugar el último acto de la noche. Primeramente, un niño de Unicef leería un mensaje solidario de bienvenida, preocupándose por los niños pobres, enfermos y los del Tercer Mundo, al que seguiría la bienvenida oficial del alcalde de la ciudad, Miguel Celdrán, que puso por las nubes a los niños de Badajoz, por buenos, obedientes y estudiosos --dando a conocer que "a los Reyes les llegan informes mensuales de cada uno de los niños pacenses, y todos, excelentes"--, por lo que eran merecedores de cuantos juguetes habían pedido. Le seguirían los tres Reyes --Melchor Fragoso, Gaspar Ávila y Baltasar Mendoza--, que harían una breve alocución al pueblo y a los niños de Badajoz, instándoles a seguir siendo buenos todo el año, a acostarse pronto y a quedarles junto a la ventana un poco de agua para sus camellos, unos polvorones o un cacho de turrón y una copita de anís, para reponer fuerzas y, de paso, combatir el resencio de la madrugada pacense. En medio del griterío infantil, con los más pequeñines con sus bocas y ojos bien abiertos, los Reyes abandonaban Badajoz para repartir juguetes y presentes a todos los niños, no sin antes anunciar orbi et orbi que volverían a Badajoz el próximo año.

Permalink ~ Comentar | Referencias (0)

Calendario

<<   Enero 2007  >>
LMMiJVSD
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29 30 31     

Categorías

Archivos

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog