Voluntarios y villancicos en la despedida navideña de la Universidad de Mayores

Por El Avisador - 21 de Diciembre, 2006, 22:52, Categoría: General

El pasado martes la peculiar Universidad de Mayores de Extremadura (UMEX), en su distrito de Badajoz, cerraba la primera parte del curso, antes de coger las merecidas vacaciones. Y a tal efecto, organizarían un acto en el campus universitario pacense, concretamente, en el salón de actos de la Facultad de Ciencias, que el "suyo", el de la Facultad de Educación, andaba manga por hombro a causa de unas obras. Y allá que nos fuimos la señá Pili y este escribidor, llenándose el local hasta las trancas de alumnos de edad provecta, entre los 55 y los 80 añitos, nada más; miento, que había alumnas con 82 y 83. Incluso había algunos nietecillos, que se portarían. Presentaría el acto el todoterrenal Miguel Caballero --en ausencia de Tino, el baranda, de tribuno de oposiciones en los Madriles--, que lo hizo divinamente y se enrolló lo justo, por lo que a este muchacho habrá que darle pronto un telediario en alguna cadena de TV local, que el Miguel promete. Y, como de costumbre, contando con la ayuda de Sandra y Luis, Luis y Sandra, dos de los becarios de la UMEX, que estarían al quite. Sandra, la próxima Pilar Miró del cine español, cogería en vídeo todo el acto, y su compañero Luis, digital en mano, se encargaría, cual émulo de uno de nuestros populares Vidarte, de hacer tropecientas fotografías para la Memoria final de curso.

VICENTE, ISABEL Y ANTONIA
A continuación intervendrían tres ciudadanos ejemplares, Vicente, Isabel y Antonia, que vienen dedicando sus vidas o una parte importante de ellas, de forma solidaria y altruista, a los demás. En el caso de Vicente, responsable de Cáritas y cura del Gurugú y de Los Colorines, por los hombres y mujeres que no tienen voz --pobres de solemnidad, gente sin hogar, emigrantes sin recursos, drogadictos, reclusos, familias desestructuradas...--, en el de Isabel, presidenta de la Asociación Oncológica Extremeña (AOEX), por los enfermos de cáncer --y sus angustiados familiares--, la terrible enfermedad, movilizando recursos humanos, materiales y médicos para dar cobijo a la esperanza, y en el de Antonia, directora de los Centros de Cultura Popular y Promoción de la Mujer --que cumplen medio siglo en 2008--, por la formación cultural y profesional de las mujeres de los barrios más humildes y con más carencias de la ciudad, como Gurugú, Los Colorines, Complejo-Campomayor, La Cañada-Las Moreras, Cerro de Reyes, la UVA, etc. Y allí, con el auditorio expectante, Vicente, Isabel y Antonia nos desgranarían con entusiasmo y, en algunos casos, con ayuda de medios audiovisuales, su filosofía, sus tareas, sus proyectos y sus múltiples actividades en favor de tanta gente necesitada de ayuda, de consuelo, tanto en lo moral como en lo material. Y echarían flores al auditorio, que, según ellos, un gran porcentaje de sus respectivos voluntariados, lo forman gente mayor, con ganas y tiempo libre. Y, claro, les dirían dónde están, dónde encontrarles, que les recibirían con los brazos abiertos. Y es que "la mies, las necesidades, son muchas, pero los operarios, los colaboradores, todavía pocos", resumiría acertadamente en esta frase cuasi evangélica una de las intervinientes.
Y estos ciudadanos admirables, hombres y mujeres de Extremadura que nos hacen creer, a pesar de la que está cayendo, en el género humano, son Vicente Martín Muñoz, Isabel Rolán Merino y Antonia Nieto.

LOS CHICOS DEL CORO
En la segunda parte de la parte contratante actuarían los chicos del coro, pero no de un coro cualquiera sino del Coro de la Universidad de Mayores de Badajoz, dirigido por el elegante Joaquín Fernández Picón, al órgano, y al que sus muchachos y muchachas le llaman, justamente, maestro. E intepretarían, para solaz de los asistentes, ocho villancicos, entre populares y de autor conocido: "Campanas de Nochebuena", "Hoy se juntan cielo y tierra", "Baile de pastores", "Está nevando", "Campanitas de Belén", "Iban San José y la Virgen", "Dale que dale" y "Canto de Navidad". El coro, con 60 componentes, vestidos impecablemente y tocados con su beca azul mahón, lo hizo con mucha dignidad --se nota a ojos vista que van a más--, y, al final, el público pediría eso tan clásico de "¡Otra!", "¡Otra!", ¡Otra!". Con lo que el maestro mandaría cantar la popular habanera titulada "Si del sol os molesta, niña, mi resplandor".
Una cerrada ovación, con ¡bravos! y ¡olés!, despediría a este singular coro, cerrando el acto el antedicho Miguel, deseando a todos, en nombre del Programa Universitario de Mayores, una Feliz Navidad.

Permalink ~ Comentar | Referencias (0)

Calendario

<<   Diciembre 2006  >>
LMMiJVSD
        1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31

Categorías

Archivos

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog