Desventura de un Quijote escultor contra los molinos de los caciques, de Cosme López

Por El Avisador - 20 de Noviembre, 2006, 1:51, Categoría: General


En un lugar de Extremadura, de cuyo nombre no quiero acordarme, vivía un artista, llamado Juan Miguel Moreno Mayo, que trabajando el acero, el hierro, el latón, el cobre y el bronce, fue componiendo su obra a la que denominó “Esculturas en metal”.
 Es un enamorado de su tierra y, cierto día, pensó hacer algo por ella, decidiendo dedicar sus esculturas a temas extremeños, presentándolas a todos los dirigentes del parnaso cultural de su región. Durante quince años, ya ni recuerda cuántas fueron las veces que se aburrió pidiendo a los representantes de la Junta, que les concediera una sala para exponer su obra. Éstos, hartos de su insistencia, le advirtieron que no tendría la sala hasta que no fuese famoso. El buen creador, con su currículum bajo el brazo y agachando la cabeza a tan alto poder, salió de aquel gremio en silencio y, brotándole las lágrimas, pensó que quizás sus figuras no tendrían la suficiente calidad. El tiempo fue pasando y, como todo lo cura, una vez repuesto de aquel duro golpe, volvió a intentarlo de nuevo, esta vez con el alcalde y sus allegados, quienes le prometieron una sala de las muchas que tiene esta noble villa. Transcurrieron seis años recordándoles la promesa, pero sin recibir notificación alguna. Desesperado, dejó el tema en manos de la divina providencia.
 Después de muchas cavilaciones, el artista buscó otra vía, apoyándose en una buena idea al incrementar su obra con arte surrealista y contemporáneo, ya que un gran número de personas demandaban esos estilos. Y con esta nueva aportación, se fue al Contemporáneo con todo su entusiasmo, pues había preparado a conciencia una exposición muy digna para aquel Museo. Pero su mandatario, entre risas y chanzas, le dijo textualmente "Valor tiene usted de venir aquí… ja, ja, ja…". Y otra vez, agachando la cabeza, el artista sale de aquella cárcel sintiéndose como un auténtico prisionero ante la tiranía del poderoso.
 El escultor, lejos de arrojar la toalla, siguió luchando y ahora se dirigía a la Excma. Diputación. Allí le esperaban dos salas custodiadas por sus respectivos comisarios. Uno de ellos, manifestando sentirlo mucho, le comunicó que en su sala únicamente exponían los extremeños de la diáspora y que han regresado, los artistas ya fallecidos y los que han alcanzado la fama. Con el otro comisario, en un principio tuvo más suerte, tras una espera de cinco años y currárselo con muchos amigos que eran amigos de amigos, y valgan las redundancias. Al fin, se le abrían las puertas con esa oportunidad que tantos años soñaba: ¡poder exponer su obra durante dos semanas! Le dieron día y hora mientras el autor programaba su agenda y divulgaba esta exposición con todos los medios que tenía a su alcance. Pero pocos días antes de la inauguración, recibe una llamada telefónica comunicándole que se le atrasa el turno de espera, no teniendo más remedio que aceptarlo, a pesar de tener imprimidas las invitaciones para la primera fecha concertada y haber trabajado algunas piezas sobre Extremadura, con la intención de exponerlas en su Día (8 de septiembre) y a modo de homenaje.
Después de este infortunio, llega el momento señalado, y con él, la primera sorpresa: la sala no dispone de ninguna peana para colocar las esculturas. Problema solucionado gracias a que el artista había elaborado varias columnas para este fin y a la utilización de los ceniceros-papelera de la propia sala que, con buen criterio se utilizaron como pedestales. Y aquello salía adelante y cada rincón de la sala, quedó ocupado por las esculturas. Se inaugura la exposición con numeroso público y asistencia de la prensa que no acudió al acto previsto en el salón de plenos, a pesar de habérselo notificado y, donde el académico y profesor de la Universidad de Extremadura, D. Antonio Viudas Camarasa, ofrecía una auténtica conferencia sobre el surrealismo y la obra de Moreno Mayo. Por cierto, ningún representante de la Excma. Diputación quiso ponerse en la mesa para, por lo menos, cerrar el acto.
 Los días sucesivos fueron un éxito y las obras expuestas fascinaron a los visitantes, máxime cuando el autor tuvo la genial idea de regalar todos los días una de sus obras entre el público presente. Mas todo iba sobre ruedas hasta que aparecieron nuevamente los molinos de los caciques, quienes deciden clausurar la exposición tres días antes de lo acordado, hecho que al artista le pilla por sorpresa al enterarse por terceras personas. Los guardias de seguridad ya habían recibido aquella orden y hablando con el jefe del molino, efectivamente confirmaba al autor la noticia: tenía que poner pies en polvorosa con todas sus esculturas, que no se trataba de ningún error. Al pedirle explicaciones por la machada, se le comunicó que venía una entidad bancaria de Barcelona con mucho dinero y poder y era necesario desalojar la sala para que “La Caixa” colocara sus fotografías que, dicho sea de paso, podrían contemplarse allí durante un mes, cuando normalmente se concede el molino una semana o dos como máximo. El artista se quedó de piedra, de fuera vendrán y de tu casa te echarán, como dice el refranero. Pero se armó de valor y reflexionando, le contestó al molinero: “de aquí no se mueve una pieza hasta que no termine el tiempo acordado”. Ante esta salida tan valiente, que ningún mandamás esperaba, fueron a ofrecerle varias alternativas, e incluso cambiarle esos tres días por otra exposición más adelante. Pero el artista, ya había perdido la paciencia y no se fiaba, cayendo en ese momento, en los tratos de favor, compadreos, cambios de fechas a su antojo y otros trapicheos por el estilo. La cosa estaba al rojo vivo, ¡cómo estaría la cosa que hasta el representante de “La Caixa” se ruborizó ante esta caciquil desventura!
Moreno Mayo, desenvainando la espada de su buen orgullo extremeño y de mejor corazón, decidió que ese banco colgara sus fotos, detrás de sus esculturas que no estorbaban, toda vez que el delegado catalán se lo había pedido por favor y con buenos modales. Pero el malandrín que mandaba el cotarro, no se iba a quedar satisfecho, tomando la represalia de negarle el transporte acordado y firmado para retirar las esculturas el último día, labor realizada con vehículos de familiares y amigos que tuvieron que hacer varios desplazamientos, con el consiguiente peligro de seguridad para las sesenta y cinco obras y cuarenta columnas, muchas de ellas frágiles o susceptibles de romperse.
 Ahora, terminada la embestida contra los molinos de los caciques, el artista se plantea un dilema con dos alternativas, arrojar la toalla como todos los que le precedieron, o seguir batallando contra viento y marea, contra mandatarios elegidos a dedo y que sólo piensan en no salir movidos en la foto, politicastros que, como dijo el bibliófilo Bartolomé José Gallardo: Hombres así tienen el alma en borrón; y son como las tabletas de los libros de memoria, donde lo que hoy se escribe, mañana se borra. Una tal conciencia de jareta es como la romana del Diablo que, según la común fórmula proverbial, diz que entra en todas: a donde carga la balanza del poder y del interés propio, allá se carga: que esa raza de gentes, como los camellos se arrodillan para después levantarse con la carga, ¡se echan ellos por tierra para alzarse con los cargos! “Así se vive en puestos y en honores / con solo en la opinión cambiar colores”.
 Y colorín, colorado… Historias como ésta, aún siguen pasando en la Extremadura del siglo XXI; parece mentira pero es verdad, no es cuento chino. Se supone y damos por hecho, que hace ya muchos años Extremadura levantó la cabeza, otra cosa es que sus hijos, el pueblo llano y honrado, lleguen algún día a levantarla con total dignidad.
 Gracias a personas como Juan Miguel Moreno Mayo, no perderemos esa esperanza. Su correo electrónico es juanmiguelmorenomayo@yahoo.com y su obra puede verse en http:/www.moreno-mayo.com.

Badajoz, Noviembre del 2006
Cosme López García

Permalink ~ Comentar | Referencias (0)

Calendario

<<   Noviembre 2006  >>
LMMiJVSD
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30    

Categorías

Archivos

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog