La muerte y la doncella, de Manuel Pacheco

Por El Avisador - 15 de Noviembre, 2006, 2:01, Categoría: General

El viernes de la semana pasada se presentaba en los salones de la Biblioteca General de Extremadura (BGE) un Diario inédito de Manuel Pacheco (Olivenza, 1920--Badajoz, 1998), presentado por sus impulsores y amigos, Luis Alfonso Limpo Píriz, director de la Biblioteca Pública Municipal de Olivenza, "Manuel Pacheco", y Francisco J. Pérez González, director de la de Barcarrota, "Hilario Álvarez". Un Diario escrito en 1942, en la posguerra, en los duros años del hambre, cuando el joven poeta, de 22 años, estaba interno en el Hospital Provincial de Badajoz, aquejado de una úlcera sangrante de estómago y que el autor nunca quiso que se publicase, al menos en vida, por su carácter personalísimo y su falta de madurez literaria, con muchos defectos formales a la hora de escribir, donde daba a traslucir, además, sus grandes fijaciones sobre el amor, la muerte, la religión, Dios, la ciencia, la guerra y la política del momento, etc. Y donde cuenta sus pulsiones eróticas al conocer a sor Justa, una joven monja de 18 años y de extraordinaria belleza, cuidadora de enfermos de larga duración, de la que queda prendidamente enamorado como un adolescente. Tal vez por esas razones Pacheco dispuso en su momento que no saliera a la luz. El título, La muerte y la doncella, la mar de novelesco y cinemátográfico, es fruto de la invención de su prologuista, Luis Alfonso Limpo Píriz, y lleva el subtítulo de "Diario de mi estancia en el Hospital Provincial de Badajoz del 25 de agosto de 1942 al 3 de noviembre del mismo año". Y el texto, corregido por el mismo Limpo, aparece "limpio del cúmulo de imperfecciones que lo afeaban (...), eliminando redundancias, sustituyendo las preposiciones y formas verbales incorrectas por las correctas, abierto guiones en los escasos diálogos y poco más, con ser todo ello mucho" (p. 26). Su pasión por la joven religiosa trascendería y sería trasladada por su congregación a otro hospital de Palma de Mallorca, con lo que se daría fin a su pasión imposible. El libro concluye con un epílogo, en el que viene el poema "La hora esmeralda", un homenaje a su amor frustrado, escrito también durante su estancia hospitalaria y publicado en su primer libro poético, Ausencia de mis manos (Badajoz, 1949).
El libro, editado a expensas de Francisco J. Pérez González y Miguel A. Pérez Pinilla, con ayudas del Ayuntamiento de Olivenza, lleva anejo un cuadernillo con una peculiar presentación de Luis Alfonso Limpo --"Experiencia y creación en La muerte de la doncella"-- sobre la trayectoria humana y poética de Pacheco, que es, a la vez, introducción biográfica y literaria, ensayo y texto con pinitos poéticos del presentador y todo. Demasiado para el cuerpo. Lo malo es que, al final de su extenso trabajo --29 páginas--, Limpo se lamenta de que este inédito de Pacheco "habría merecido una investigación más profunda de aquella etapa de su vida, contrastando y recurriendo a fuentes diversas, así como un más detallado análisis y comentario de texto", que "Manuel Pacheco se merecía algo mejor, más reposado" (p. 29). Así y todo, mencionar que la edición de este inédito ha contado con la autorización expresa de los heredereros del poeta, así como con la colaboración de su hijo, Manuel Pacheco Cañón, y la de su biógrafo y editor, el académico Antonio Viudas Camarasa.
La edición, no venal, salida de la Imprenta Jerez S. L., de Jerez de los Caballeros, consta de 500 ejemplares, y el que dispongo me lo ha proporcionado Justo Vila, director de la BGE, al que agradezco su amabilidad.

Permalink ~ Comentar | Referencias (0)

Calendario

<<   Noviembre 2006  >>
LMMiJVSD
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30    

Categorías

Archivos

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog