Jorge Naranjo, un pintor entre dos aguas

Por El Avisador - 9 de Noviembre, 2006, 19:48, Categoría: General

Hace sólo unas fechas, asistíamos en el Gran Casino de Extremadura (GCE) a la exposición de pinturas de Jorge Naranjo --nada que ver con el de Monesterio, Eduardo Naranjo--, la 13ª en la materia y la 16ª desde que se abriera al público un 5 de julio de 2005. Jorge Naranjo, nacido en Alburquerque, aunque recriado y vecino de Badajoz desde su primera juventud, presentaba 29 cuadros de diversa factura, entre óleos, acuarelas y dibujos, de los que 11 procedían de colecciones particulares, junto a la del propio autor. Pintor autodidacta, además de poeta e inventor, pasó cuatro años por la Escuela de Artes y Oficios de Badajoz, aunque a los 17 años lo dejaría para ganarse la vida, que en casa hacían falta brazos. Actualmente combina su afición a la pintura y al tallado y enmarcado de sus cuadros, con la de una empresa, La Galería, especializada en reformas integrales, proyectos de arquitectura y decoración, diseño de logotipos y rótulos de empresas, entre otras más. Por eso diría más tarde con toda razón el tal Naranjo que "vivo entre dos aguas".
Y entre sus cuadros, de estilo realista, deudor de nuestros clásicos españoles y extremeños, abundan los paisajes, los bodegones y algunos, pocos, espléndidos retratos. A destacar también el atractivo "Puente de Palmas sobre el Guadiana" y el bodegón "La cesta de membrillos". Y sobre precios, de todo un poco, desde los 12.000 machacantes por el retrato titulado "El Carnoso" a los 180 por un apunte, "Ruinas".
Presentaría el acto, que registró una gran presencia de público, nuestro incombustible José Antonio Carretero Vega, responsable de la Sala de exposiciones del GCE. Leería después una cuartilla Jorge Naranjo Domínguez, hombre tímido y sencillo donde los haya --"pinto lo que siento, las cosas sencillas" y "no lo hago para adornar paredes"--, para terminar invitando la Casa a un cóctel. Excelentemente servido por Jesús, segundo jefe de barra, y con los famosos pinchos de diseño del genial Iván Hernández. Y, entre las bebidas, un blanco de impresión, realmente magnífico: un Palacio de Bornos, un sauvignon blanc, añada 2005, con D. O. Rueda, de Valladolid.
Y entre los asistentes, que tenemos ocasión de hacer tertulia con el pintor y profesor de la Facultad de Educación, José Antonio Sánchez Borayta, un fijo de estas exposiciones, además del académico y cronista de Jerez de los Caballeros, Feliciano Correa, el baranda extremeño de los bibliófilos, Joaquín González Manzanares, y el pintor de pintores, Jaime de Jaraíz. Y es que habían venido estos últimos a Badajoz formando parte de la "Legión de Extremeños XXXXXXL de más allá del Miravete" --a los de más acá, que nos den por saco--, invitados a gastos pagos por la Junta y que se alojaban por su cara bonita en el Gran Hotel. ¡Vaya noche, hablando de pintura y presentando al Jaraíz a Carretero y a Naranjo, entre otros! Pero es que Jaime venía con la patronal, doña María Dolores, a la que no conocíamos, muy peripuesta la madama, y allí que nos enrollamos todos, pincho va, palaciodebornos viene. Y eran cerca de las once de la noche, que nos habíamos quedado los cuatro, que el Naranjo había cogido sus bártulos y se había ido y el Carretero, también. Y allí que nos lo pasamos divinamente, y el tal Jaraíz, tronchándose cada vez que recordaba mi panfleto sobre su "biblia" jaimejaraiceña.  Pero la traca viene cuando, al final, el maestro, de 72 tacos, uno menos en Canarias, que te suelta:
--Ahora estoy pintando por ordenador.
--¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡
--¡Y es que crear es lo importante!

Permalink ~ Comentar | Referencias (0)

Calendario

<<   Noviembre 2006  >>
LMMiJVSD
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30    

Categorías

Archivos

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog