8 de Noviembre, 2006

Una pasada de libros y lectores en el Palacio de Congresos de Badajoz

Por El Avisador - 8 de Noviembre, 2006, 21:12, Categoría: General

Ayer, martes, concluía la segunda y última jornada del I Simposio Internacional de Universidades Lectoras en Badajoz, con otra movida de impresión, aunque algo más relajada que el día anterior. Y desde que se abrieron las puertas, los distintos espacios del Palacio, enclavado en el histórico baluarte de San Roque, se volverían a llenar de mil y una actividades: charlas, conferencias, mesas redondas, encuentros con escritores y profesores, simposios virtuales, exposiciones de libros y revistas, incluidos los escritos en la hermosa lengua de Saramago, además de los talleres literarios, los cuentacuentos para los pequeñuelos y el siempre atractivo tuneado de libros. Y por allí irían apareciendo, guiados por sus solícitos maestros y profesoras, tropecientos mil alumnos, desde preescolar a las Medias, pasando por los de primaria. Y de todas las etnias habidas y por haber, chinos, hispanoamericanos, norte y centroafricanos, etc. ¡Qué mogollón había a eso de las doce, la hora del recreo! Y en esto que aparecieron ellos. ¿Que quiénes son ellos? ¡Quienes van a ser!, los de Aspaceba, que repetían visita con una cuadrilla de mozuelos y señoritas de buen ver, con sus carritos y todo, al mando de una tal Berta y un tal Víctor. Y, claro, con sus monitores, logopedas y auxiliares de fieles escoltas. Y allá que se fueron a la terraza atrincherada del vestíbulo, junto a los libros por tunear, y aquello fue una fiesta libresca como pocas se han visto. Y venga a coger libros, a retocar sus páginas con lápices y rotuladores de colores, a personalizarlos, que dicen los sabihondos, y a la bolsa, que éste me lo quedo. Y ése, también. Y aquél otro, pásamelo, que lo voy a quedar chuli. Y, entre tanto, vengan fotos y sonrisas. Y Berta, con su inseparable bolsa, repartiendo caramelos con cuentagotas a quien ella sabe. Y Víctor y demás colegas, curioseando por todas partes, saludando a diestro y siniestro con palmadas y abrazos que casi te quedan seco. Y el resto, jugando con una imponente araña de mentirijilla que había en el vestíbulo, capaz de asustar a cualquier desprevenido que cayera por el lugar. Y Pedro jr., el  logopeda, que se deja llevar por sus chicos y chicas, que no lo dejan, que no. Y los de la organización, rendiditos ante tanta efusión de voluntad por vivir con señorío, junto a los demás, superando las propias dificultades físicas y psíquicas. Todo un ejemplo el que dieron las verdaderas estrellas del Simposio.

EL HIJO DE DON ARSENIO Y DE DOÑA MERCEDES
Pero la jornada nos depararía más emociones. Porque viendo las evoluciones del equipo ofimático del Simposio --Carlos, Paco y Alberto, tres jóvenes expertos en nuevas tecnologías--, el trío que grababa todo lo que se movía en el Palacio para llevarlo a la web --www.universidadeslectoras.com--, ocurre algo imprevisto, por desconocido: tratando con Paco, resulta que es Francisco Muñoz de la Peña, hijo del que fuera extraordinario maestro de escuela y escritor prolífico, don Arsenio Muñoz de la Peña Mulas, un maestro de otra época, un clásico de los que ya no se ven, y de doña Mercedes Castrillo, su santa madre, profesora de Confección en la Escuela de Artes y Oficios de Badajoz, ya fallecidos, con quienes mantuvimos una profunda amistad en Badajoz, y a quienes todavía recordamos con especial cariño. Y nuestro Paco, cuando lo sabe, que se emociona y de sus ojos brotan unas incipientes lágrimas. Y le decimos que bien orgulloso debe sentirse de ellos, ahora que no están, aunque la vida les deparara momentos muy duros. Como a tantas familias. Y me entero que Paco, el hijo de don Arsenio y de doña Mercedes, se gana la vida como profesor de Ciencias Químicas en el IB Carolina Coronado, de Almendralejo, y tiene abierto una web sobre temas educativos de grandísimo interés --http://aula21.net/, con un montón de información, recursos, consejos, programas y enlaces de lo más variopinto--, el más visitado de las Españas, con... ¡más de cuatro millones de visitas en el contador! Y con un cafelito, servido por la amabilísima Vanessa, la azafata cafetera del Simposio, nos relajamos recordando algunos de los buenos momentos vividos en Badajoz con sus padres, y que él desconocía. Y, en la despedida, emocionado y agradecido nuestro Paco, el hijo de don Arsenio y de doña Mercedes, que te dice venga un abrazo, coge la dirección de mi web y de mi blog, que me tenéis en Almendralejo para lo que gustéis, me encantaría que me hicierais una visita, que este día ha sido inolvidable para mí.
Y para nosotros, Paco, y para nosotros.


¿DÓNDE ESTÁN LOS MAYORES?
Pero la vida sigue y, ya por la tarde, con cada mochuelo en su olivo, las distintas salas y estancias del Palacio --todas ellas dotadas de ordenadores portátiles a la última, micros y pantallas-- que veo cómo una profesora de la Facultad se dirige a mí y, con la preocupación reflejada en su rostro, me pregunta por los mayores, qué dónde están. Se trata de doña Guadalupe y es profesora de 3º de la Universidad de Mayores y, azorada, quiere saber dónde andan. Que ha quedado con los suyos esta tarde en el Palacio de Congresos para lo del Simposio lector y no sabe dónde se han metido. Y la tranquilizo haciéndole saber que estarán repartidos por las diversas aulas de arriba, que algunos habrán hecho monta y otros se habrán ido de picos pardos por ahí, como pasa siempre con los mayores, los medianos y los pequeños. Y, además, que ya son mayorcitos, que no se preocupe, que ya irán apareciendo. Y sonreimos distendidamente los allí los presentes, entre los que se encuentra Martín, un colega suyo de Facultad, que está a la espera de presentar la revista Campo Abierto.
Y mientras esto ocurre, en el lado opuesto un grupo de ciudadanos comprometidos, que montan un chiringuito solidario. Son los de la Plataforma 0,7 y allí han plantado en menos tiempo que canta un gallo una mesa con folletos, trípticos y listas de recogida de firmas para pedirle al Ayuntamiento de Badajoz que no sea tan roñoso y que done de una puñetera vez el 0,7 % de sus Presupuestos para empresas solidarias en el Tercer y Cuarto Mundos. Y allí está la jefaza del 0,7 en Badajoz, Mercedes Navarro, junto a sus fieles colaboradores, explicándolo todo divinamente, animando a todo el mundo a firmar y a comprometerse con los más pobres del planeta.

DESPEDIDA
Y llegada la hora de la clausura, mira por dónde, cuando se acabó el café Delta, que llega la consejera de Educación de la Junta de Extremadura, doña Eva Pérez, para dar la última puntada al Simposio. Y con el auditorio a medio llenar, allí intervienen Ángel Suárez, Eloy Martos y la propia consejera. Eloy Martos, manejando con aplomo los datos locos de su bloc de notas, haría un canto apasionado en homenaje a los lectores, los destinatarios de los libros. Y explicaría el por qué de salir de los lares universitarios al Palacio de Congresos --a pesar de algunas dificultades técnicas, como la falta de estanqueidad de las salas, donde todo se oía, por lo que pedía disculpas--, para que la sociedad visualizara más y mejor a la Universidad. Y pediría, entre otras cosas, que los universitarios dieran ejemplo con su actitud lectora, comprometida, independientemente de la Facultad a la que pertenezcan, que la lectura contribuye a formar ciudadanos responsables, libres y críticos. Que sigan abriéndose a otros Centros de enseñanza de la Región, como las escuelas y los Institutos. Y anunció que seguirán ampliando sus proyectos y actividades para que otras Universidades de España se enganchen y tengan continuidad los trabajos y las ideas de este primer Simposio. Por lo que, en esta línea de trabajo, pidió a la consejera la continuidad de los apoyos institucionales. Ángel Suárez, por su parte, y con su proverbial sobriedad, recapituló todo lo habido en estas dos intensas jornadas y prometió que a partir del día siguiente empezarían a ponerse en marcha más actividades de promoción y dinamización lectora.
(¡Al día siguiente! ¡Literal, al día siguiente dijo el andoba, con todos hechos polvo! ¡Pero habrá que coger antes un año sabático!, ¿no, don Ángel?)
La consejera, encantada de haberse conocido por encontrarse entre profesores, universitarios, libros y lectores, daría la enhorabuena a todos los organizadores por el éxito de este Simposio, la guinda de la tarta de otros de similar corte celebrados este año en Extremadura, según dijo. Y les animó a seguir por esta senda, para lo que se ofreció personal e institucionalmente.

Permalink ~ Comentarios (1) ~ Comentar | Referencias (0)

Pasaje para los sueños rotos, de Diego Fernández González

Por El Avisador - 8 de Noviembre, 2006, 16:03, Categoría: General

Cosme López García, amigo, escritor y poeta apasionado, me manda una reseña de la crítica que ha poco hiciera al reciente libro de su paisano Diego Fernández González (Campanario, Badajoz, 1957), intitulado Pasaje para los sueños rotos. El autor, profesor, pintor autodidacta, investigador y miembro de la UBEx, del Fondo Cultural Valeria y de la Agrupación de Acuarelistas de Extremadura, entre otras instituciones culturales extremeñas, responde a la dirección de correo electrónico diego_piropo@hotmail.com. Los interesados-as en su obra ya saben dónde localizarle.
 

___________________________

Pasaje para los sueños rotos

Poesía. 83 páginas. Junio del 2006. Diego Fernández González, “Piropo”. Ilustraciones del autor. Prólogo de Tomás Chiscano Andújar.
Excma. Diputación de Badajoz
y Excmo. Ayuntamiento de Campanario.


LA FUERZA DE LA POESÍA O LA FRAGILIDAD DE LOS SUEÑOS

EN 1962, el poeta social Gabriel Celaya, dejó escrito que "La Poesía es un arma cargada de futuro". El tiempo ha dado la razón al maestro y, hoy nos encontramos con ediciones de libros donde aquel futuro género poético ha llegado o, al menos, estamos viviendo un presente bastante fructífero en cuanto a publicación de obras poéticas. La excelente calidad de un amplio cartel de poetas, no hacen sino avalar que lo de componer versos ya no es de minorías y, cada vez más, los lectores sentimos la necesidad de emocionarnos con la comunicación tan sincera que nos ofrece la Poesía.
Pasaje para los sueños rotos, es un buen ejemplo de lo dicho anteriormente. Su autor, Diego Fernández González, más conocido por el entrañable apodo “Piropo” que no heterónimo, ¿es un poeta o un pintor? En realidad, se trata de un pintor que pinta y colorea a la Poesía, o también, un poeta que escribe tintando y tentando a la Pintura. Así lo comprobamos en estos sueños rotos, donde las ilustraciones del propio “Piropo” están estrechamente ligadas a sus poemas y viceversa. La poesía y los óleos de Diego, son sencillos trazos –y trozos– de la vida, pero de tal sencillez, resulta machadianamente muy difícil su escritura y complicado el manejo tan ejemplar de los pinceles.
Diego ama a nuestra tierra, Extremadura y, aún más, concretamente al pueblo que le vio nacer, nuestro Campanario y sus alrededores, pero no se queda “deslumbrado” con el paisaje y paisanaje, sino que, a través de sus raíces y el conocimiento de lo vivido en su entorno, enciende una tenue luz para no caer en ese “deslumbramiento”. Así consigue ir más lejos de la simple anécdota rural, escribiendo poemas cargados de realidad, esta realidad que vivimos a la fuerza, queramos o no. Porque, ¿quién se atreve a decir que el mundo está bien hecho? “Piropo” denuncia con versos de sable, pero lo hace y lo dice desde la ternura y belleza de la auténtica Poesía, que también grita las injusticias o el cinismo de la sociedad actual: la calidad de vida, el asfalto, las pateras y los “sin papeles”, las prisas, las tarjetas de crédito, la cotidianidad con los problemas que tanto nos abruman detrás de la barra de un bar, la desconfianza y el desconocimiento del vecino, los vagabundos dormidos en sus cartones por supuesto reciclados, la clasificación de los cubos de basura, las incruentas guerras y, al final, esperando el cementerio, la tumba pagada también a plazos. Esto y mucho más, escribe Diego y, ¿no es lo que entre todos hemos creado?
La asonancia de las rimas, hace que, la mayoría de los poemas, alcancen una armónica musicalidad que, sin duda, convertirían muchas de estas estrofas en auténticas canciones de autor, sólo hace falta que algún compositor haga los arreglos musicales. Esto es así, porque “Piropo” es un poeta que cuida mucho la belleza formal de la rima, la estrofa, el soneto incluso y, lo más importante, rectifica, pule y lima cuanto escribe; se nota cuando leemos cualquiera de sus poemas. Además, nuestro autor aporta un lenguaje bellísimo donde la palabra rodeada de palabras, va casando con fluidez y coherencia, tachando y tirando aquello que pueda ensuciar el poema. El resultado, es como la “rosa juanramoniana”, que no se la puede “tocar” más porque así es. Lógicamente, dentro de las aguas cristalinas de esta poética pura, nos encontramos con los seis pilares básicos de la verdadera Poesía y que son, por este orden: conocimiento, comunión, transcripción, comunicación, emoción y finalmente, compromiso.
Ese lenguaje armónico y bellísimo antes aludido, también es el producto de muchas y grandes lecturas que ha llevado a nuestro poeta a interesarse por conocer más a fondo el Diccionario de la R.A.E., haciendo uso de palabras como atrezzo, anuencia, intonsas, pecientes, agua de Estigia, exfoliar, tramoyistas, caninez, convoyes, réquienes, mil ojos de Indra, abluciones, arrocinada, zupia y pebetero. Palabras cultas, no cultismos que para nada entorpecen la lectura y comprensión de la obra, sino todo lo contrario, los poemas son enriquecidos ganando en intensidad verbal, dotándolos de una fuerza imprescindible si queremos leer poesía original. Esta es la palabra, originalidad, algo único, no dicho antes por nadie y que define la manera de escribir de un poeta auténtico, lo que llamamos estilo literario propio y que, Diego “Piropo” posee, circunstancia que numerosos jurados han tenido en cuenta a la hora de premiarle en varias ocasiones y en distintos lugares de nuestra geografía.
La presentación de este libro, corre a cargo del gran poeta y buena persona, Tomás Chiscano Andújar, quien escribe un Prólogo singular y mayúsculo, dentro de la campechanidad que siempre caracteriza a este autor villanovense tan querido y valorado en el panorama de la lírica extremeña. Contar con sus palabras, es un gran acierto que el lector agradece.
Como apunta Chiscano en el Prólogo, el libro tiene cuatro partes. Todas tienen el elemento común de la denuncia, de la protesta, del desencanto y de la rabia. Aunque bien es cierto, que al final, “Piropo” desea dejarnos con “un buen sabor de boca” cantando al amor y a la esperanza, sabedor de que el hombre los necesita y, para ello escribe el último poema que titula “Camino”, donde con la paradoja de un VIVO EPITAFIO, nos dice: Mi corazón me late / y lo ofrezco en mis manos / con todas sus arterias vivas / al amor y a la esperanza.
Pasaje para los sueños rotos es un libro lleno de metáforas, es “La fuerza de la Poesía o la fragilidad de los sueños”, una elección que sin duda hace decantarnos por la primera, por la fuerza de la metáfora, del verso aliado que siempre velará para que nuestro mundo onírico nunca se rompa. Pasaje para los sueños rotos como la gran metáfora de un teatro, donde nosotros mismos somos los actores secundarios que, como marionetas o títeres de trapo, bailamos sobre la cuerda floja de la vida.
Por último, sólo nos resta decir que la impresión del libro es excelente y sin lujos: sobrecubierta con solapas, portada plastificada con ilustración en color y papel satinado de alta calidad. Es el resultado de un gran trabajo muy bien hecho en los talleres gráficos de la Excma. Diputación de Badajoz y, gracias al esfuerzo de la Concejalía de Cultura del Excmo. Ayuntamiento de Campanario que, con buen criterio y entusiasmo, mueve los hilos para la publicación de magníficas obras como ésta. Otros ayuntamientos deberían tomar y seguir el ejemplo.

Cosme López García
Badajoz, Octubre del 2006

Permalink ~ Comentar | Referencias (0)

En un lugar de Manhattan, de Els Joglars, hoy en Badajoz

Por El Avisador - 8 de Noviembre, 2006, 15:24, Categoría: General

Continúan las funciones de teatro y danza del 29º Festival Internacional de la cosa en Badajoz y hoy repiten en el López los esperpénticos y atípicos Els Joglars, con el genial Albert Boadella de director. El título de la obra es En un lugar de Manhattan. Que recrea el fracaso de la quimera quijotesca y, ridiculizando las pretensiones modernizadoras de este mito literario, denuncia la incapacidad del mundo actual para reconocer en nuestro entorno las virtudes y el espíritu de la obra cervantina. La diversión y la sonrisa están aseguradas.
La función comienza a la hora de costumbre, las nueve de la noche.

Permalink ~ Comentar | Referencias (0)

Calendario

<<   Noviembre 2006  >>
LMMiJVSD
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30    

Categorías

Archivos

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog