¡De película!

Por El Avisador - 7 de Julio, 2006, 21:15, Categoría: General

Hace una semana, en una de las caliginosas noches del verano pacense, mi parienta y yo bajamos a tomarnos unos refrescos en los veladores de la cercana plaza de Santa María de la Cabeza, la de las "cataratas". Y con nosotros, una legión de vecinos, parejas y grupos de amigos tomando el fresco ricamente. En la zona donde asientan sus reales La Aldaba, Pachito, La Buhardilla y el Rincón de Avecilla, la noche transcurría con extrema placidez. Con sus platazos de aperitivos en algunos de los mentados locales, con la excepción de Pedro, el buhardillero, que gasta menos en platos calentitos que un coreano en catecismo. Y, como todas las noches, por allí fueron apareciendo los pedigüeños, los músicos del "coro" y los vendedores de discos habituales. Entre los primeros, una familia de rumanos, bien orondos y saludables ellos, con dentaduras de oro y todo, pidiendo a base de estampitas religiosas. Entre los segundos, músicos serbios, rumanos y uno de este pueblo, con su acordeón, violín y flauta, respectivamente. Y entre los últimos, el clásico, amable y reverencial vendedor chino de discos DVD de música y de pelis. Bajados de Internet y multicopiados a precios de risa. Piratería pura y dura. Todo, como ven, como la semana pasada, la otra y la otra. El mes pasado, el otro y el otro. El año pasado y el anterior.
Pero en estas estábamos, cuando uno estaba apurando como un señorito una copa de Señorío de Orán, tinto riberadelguadiana, crianza 2003, uva tempranillo, de las acreditadas Bodegas OrtIz, de Almendralejo --A. R., naturalmente--, y servido por Juanito, el de La Aldaba, cuando un grito en medio de los veladores nos hizo volver la cabeza. El chino de los discos era perseguido por un poli fornido de paisano, tratando de detenerlo por su actividad fraudulenta. Y mi chino que, tirando decenas de discos por todas partes, la "prueba del delito", que pone los pies en polvorosa. Y en cinco segundos, récord del mundo mundial en carrera de obstáculos, que me salta una decena de sillas y mesas de la plaza, camino de las escaleras y de la avenida salvadora. Y el poli, que no ceja, dándole el alto. De película. ¿Y qué pasó al final? Pues lo de siempre en las pelis de Hollywood, que el malo nunca gana y el bueno se queda con la rubia de calendario. Que arriba lo estaba esperando otro "armario" de la pasma y al llegar, que le echa el guante con una llave de jiu-jitsu de campeón olímpico. Y el chino de nuestra historia urbana, que diría aquello tan clásico:
--¡Me lindo!
Lástima que no pudimos presenciar el final de la peli, cuando el bueno da un beso de tornillo a la rubia de bote, mientras el malo es conducido en un coche camuflado a la comisaría más cercana y la palabra FIN se superpone a la escena. Lo dicho, de película de acción, pero de las de andar por casa. Afortunadamente, en una ciudad tranquila como Badajoz, sin tiros, ni sangre, ni muertos, ni "padrinos" ni nada de esas cosas de vértigo que salen en las pelis de las caras y la gente paga una pasta gansa por verlas.

Permalink ~ Comentar | Referencias (0)

Calendario

<<   Julio 2006  >>
LMMiJVSD
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
31       

Categorías

Archivos

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog