18 de Mayo, 2006

Santa Rita, la "rosa de mayo"

Por El Avisador - 18 de Mayo, 2006, 23:37, Categoría: General

El 22 es Santa Risa de Casia, la "rosa de mayo", abogada de los casos imposibles y de los niños cuando se dan cosas entre ellos y quieren que se las devuelvan de nuevo. Por lo que se cita a Santa Rita, como autoridad suprema:

Santa Rita, Rita,
lo que se da no se quita.

Santa Rita, además, es la patrona de los funcionarios locales de toda España, por lo que ese día echan cerrojos y candados a los Ayuntamnientos, que sus sufridos trabajadores se van de fiestorro.
Y, por si fuera poco, Santa Rita es la patrona de la villa pacense de Entrín Alto, pedanía dependiente de Entrín Bajo, pero que está "adoptada" por los de Santa Marta, que ese día la "toman" festivamente para pasar unas jornadas de asueto y ocio, con las famosísimas chuletas enhuevás como plato estrella. El sábado, día 20, a las 14 horas hay que estar presente para saborear la típica caldereta, además de las chuletas y todo lo que se ponga por delante. Que las degustaciones son, además de populares, gratuitas. Entrín Alto sólo cuenta con 22 vecinos y una calle, funciona como una asociación de vecinos y quiere "independizarse" de Entrín Bajo, para depender de Santa Marta.
Aquellos que estéis cansados del mundanal ruido de las ciudades y queréis perderos por la ruralía extremeña, cerca de casa, aquí tenéis la ocasión. Está a unos 13-15 kilómetros de Santa Marta y para cualquier información, ampliar detalles, etc., poneos en contacto con Martínez. ¿Y qué Martínez va a ser, si no? ¡Pues con Martínez, el de Santa Marta! Ese tipo servicial, amable, generoso y amigo de sus amigos, que, además de por Martínez, se le conoce en toda Tierra de Barros con el apodo cariñoso de "Mochuelo".

Permalink ~ Comentar | Referencias (0)

¡Badajoz, de azul y grana!

Por El Avisador - 18 de Mayo, 2006, 11:10, Categoría: General

Unos minutos antes de las once de la noche de ayer, tras pitar el árbitro la conclusión de la finalísima de la Copa de Europa, con 2-1 favorable al Barcelona frente al Arsenal, una explosión de júbilo retumbó en las calles de Santa Marina. Cientos de jóvenes exultantes, aplaudiendo y dando vítores, una riada de gente eufórica, gritando y saltando de alegría, con banderas y bufandas azulgranas al aire, salían de los muchos locales hosteleros de mi barrio y, como si se hubieran puesto de acuerdo, cogían las calles que les llevaría a la cercana plaza de la Constitución, donde se asienta la fuente del mismo nombre, en el cruce de las avenidas de Europa, Fernando Calzadilla y Enrique Segura Otaño, no muy lejos de El Corte Inglés. Había que celebrarlo por todo lo alto, y la emblemática fuente es la que tradicionalmente utilizan los aficionados badajocenses de los grandes equipos de fútbol de España para celebrar de forma sonada sus victorias. Y la Copa de Europa del Barça, la segunda en su centenaria historia (f. 1899), no iba a ser menos. Y desde nuestro balcón, atraídos por el griterío juvenil, comenzamos a oir sus cánticos de victoria. Unos, por allá, que cantaban:
--¡Campeones, campeones, oé, oé, oé! ¡Campeones, campeones, oé, oé, oé!
Y otros, más cerca, esto otro:
--¡Sí, sí, sí, la Copa ya está aquí! ¡Sí, sí, sí, la Copa ya está aquí! ¡Sí, sí, sí, la Copa ya está aquí!
Entre tanto, comienzan a aparecer coches enarbolando banderas, trompetillas y bufandas, tocando los claxons y con la música de sus radios a toda pastilla, todos en la misma dirección: la fuente. Hay que remojarse. Hay que "bautizarse", tras el título conseguido por el equipo de sus amores. Una vez más, el ritual del remojón vuelve a ser consustancial con las grandes victorias deportivas en Badajoz.
Así que, animados por la algarabía callejera, decidimos unirnos a ellos y, en un santiamén, el abajo firmante y la patronal cogimos el toli y llegamos a la plaza de la Constitución. Que la noche, con sus 24º y un viento refrescante, era ideal para estar en la calle. Y tenemos ocasión de ver a cientos de jóvenes ya metidos en la fuente, ocupando sus dos alturas, entre cánticos y eslóganes frenéticos de alegría. Y, en su derredor, cientos de personas más que llegan por todas partes para sumarse a la fiesta. El espectáculo que nos ofrecen los jóvenes hinchas del Barça es sensacional, con sus camisetas y banderas azulgranas al viento, sus cuerpos mojados, arrojando agua al resto que los contempla desde abajo, con ganas de marcha también.
--¡Ese Barça, ese Barça, eh, eh! ¡Ese Barça, ese Barça, eh, eh! ¡Ese Barça, ese Barça, eh, eh!
El ruido de los claxons y los petardos es ensordecedor, en tanto los coches y las furgonetas tienen problemas para superar la avalancha humana. Y miles brazos suben al cielo de forma rítmica, mientras atacan una nueva consigna:
--¡Oe, oe-oe-oe, oe, oe! ¡Oe, oe-oe-oe, oe, oe! ¡Oe, oe-oe-oe, oe, oe!
En las aceras, mientras tanto, miles de destellos luminosos dan fe de la gran fiesta: cientos de móviles comienzan a echar chispas, a hacer fotos para el recuerdo, a llamar a rebato a los amigos. Serán los otros grandes protagonistas de la jornada.
--¡Madrid, cabrón, saluda al campeón! ¡Madrid, cabrón, saluda al campeón! ¡Madrid, cabrón, saluda al campeón!
Las explosiones y las tracas se suceden y el colapso es tal que, pasadas las 23,15 la policía local ha cortado los accesos de vehículos al lugar, para seguridad de todos. Y, mientras, el gentío de jovenzuelos y yogurines, sin contar a gente madurita y algunos jubilatas, que sigue cantando hasta enronquecer, luciendo todos los modelos y colores de las camisetas del Barça desde hace años: azulgranas, amarillas, naranjas, la del Centenario, etc., sobresaliendo dos bien llamativas: las que llevan a la espalda los nombres de Ronaldinho y Eto'o. Incluso pude ver entre la marea azulgrana a un tío luciendo la camiseta blanca de Ronaldo, del Real Madrid, el eterno rival. ¡Y no pasó nada, tan amigos todo el mundo!
Y los tíos de la fuente que siguen con sus cánticos, ondeando sus banderas, gorros, bufandas azulgranas y... ¡copas de cartón-aluminio! Muchos de ellos, con los torsos desnudos y con pantalones cortos. Incluso hay uno que se ha quedado en tanga y, dándose la vuelta, nos enseña las cachas, mierntras el gentío brama, sin dejar de hacer miles de fotos. Y venga a dar saltitos y botes frenéticos.
--¡Bote, bote, bote, madridista el que no bote! ¡Bote, bote, bote, madridista el que no bote! ¡Bote, bote, bote, madridista el que no bote!
Todos son tiarrones inasequibles al desaliento, pocas mozuelas hay dándose el gran remojón. Y en esto que vemos como están apareciendo banderas de España, empezando por la clásica del toro de Osborne para terminar con una gran enseña nacional, con su escudo constitucional y todo. ¡Qué detalle el de nuestros mozos, que nos dicen a todo el mundo, de forma simbólica pero bien expresiva, que el triunfo del Barça también es un triunfo de España!
--¡Eh, eh, mucho Barça, mucho Barça, eh, eh! ¡Eh, eh, mucho Barça, mucho Barça, eh, eh! ¡Eh, eh, mucho Barça, mucho Barça, eh, eh!
Siguen pasando los minutos y la euforia está en todo lo alto, con gente empapada a nuestro alrededor yendo de aquí para allá, en tanto un grandullón con signos de algunas copas de más, ataviado con trompetilla, gorro y bufanda, no deja de tocar a nuestro lado, dándonos el "concertazo azulgrana" de la noche.
El "tendido de los sastres" de la zona también está animado, con numerosos vecinos asomados a sus balcones. Y vengas petardos y tracas.
--¡Illa, illa, illa, el Barça maravilla! ¡Illa, illa, illa, el Barça maravilla! ¡Illa, illa, illa, el Barça maravilla!
Y venga a echar agua, a remojarse, a descorchar botellas de cava y a beber cervezas y cubatas por todas partes. Que hay bares abiertos en la zona. Y la gente que sigue disfrutando de la gran fiesta. Y venga el tío de la trompeta de al lado a darnos la tabarra con su horrísono concierto. Y, ¡oh, sorpresa!, los chicos que me sacan una enorme bandera de Extremadura, siendo bautizada y pasada convenientemente de mano en mano, a la vista de todos. ¡Otro de los grandes detalles de la noche! Que el éxito del Barça también lo es de Extremadura, de los muchos incondicionales que viven en estas tierras, vienen a decirnos.
Y, en pleno éxtasis, que resuenan algunas estrofas del himno del Barça. Aunque no muy inteligibles, que el coro desafina a estas horas de la noche. Inenarrable.
--¡Azulgrana al viento, un grito valiente, tenemos un nombre, lo sabe todo el mundo: ¡Barça!, ¡Barça!, ¡¡¡¡Baaaarça!!!!
Son cerca de las doce, una hora larga después de haber comenzado, cuando las filas de hinchas comienzan a clarear. Pero los tíos de la fuente no cejan, a pesar de algunos "derrumbes" de las filas, con más brío, si cabe, aunque cada uno por su lado:
--¡Sí, sí, sí, la Copa ya está aquí! ¡Sí, sí, sí, la Copa ya está aquí! ¡Ese Barça, ese Barça, eh, eh! ¡Ese Barça, ese Barça, eh, eh! ¡Madrid, cabrón, saluda al campeón! ¡Madrid, cabrón, saluda al campeón!
Lo que aprovechamos para dar un rodeo a la fuente y vemos que el agua generosa de la fuente corre por los bordillos de las aceras. Y los jóvenes espectadores, al lado de sus motos, tomándose ricamente unos pelotazos, además de hacerse fotos, con la gente subida a la fuente de fondo.
Y los cánticos, que no cesan, pero uno de los últimos me deja tocado, si no hundido:
--¡Visca el Barça! ¡Viva Badajoz! ¡Visca el Barça! ¡Viva Badajoz! ¡Visca el Barça! ¡Viva Badajoz!
¡Qué extraordinaria hinchada juvenil tiene el Barça en Badajoz! ¡Cuántos detalles de sensibilidad han demostrado hoy! Con su España, con su Extremadura, con su Badajoz del alma. Y, además, por lo que vimos, sin incidentes ni broncas ni nada. ¡Extraordinaria lección de alegría y civismo de nuestros jóvenes, aunque haya que replantar flores y setos en los alrededores de la fuente!
Pasa media hora del nuevo día ya, jueves, y es hora de recogerse. Más de una hora y media llevamos de pie, aguantando el tipo, y ya se ven más claros entre las filas de seguidores azulgranas. Los coches empiezan a formar caravanas en todas direcciones, camino de sus lares, con sus claxons por todo lo alto, sus cánticos y sus banderas al viento. Y sus autorradios a toda pastilla, con las estrofas del himno a un millón de watios:
--¡Azulgrana al viento, un grito valiente, tenemos un nombre, lo sabe todo el mundo: ¡Barça!, ¡Barça!, ¡¡¡¡Baaaarça!!!!
Ya de madrugada, seguiría la fiesta por todos los puntos de la ciudad, oyéndose los claxons de victoria por todas partes hasta bien entrado el amanecer. Y es que la ocasión lo merecía. Y es que el Barça es mucho Barça. Así que gritad conmigo:

¡Visca el Barça! ¡Viva el campeón de Europa!

Permalink ~ Comentar | Referencias (0)

Calendario

<<   Mayo 2006  >>
LMMiJVSD
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29 30 31     

Categorías

Archivos

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog