¡San Francisco de Asís II, en Badajoz!

Por El Avisador - 13 de Marzo, 2006, 7:20, Categoría: General

El pasado viernes asistíamos a una charla divulgativa --conferencia sería decir algo excesivo-- en el salón de actos del Museo de Bellas Artes de Badajoz. Mi buen amigo Paco Hipólito Ojalvo, arquitecto, bibliófilo, pintor y unas cuantas cosas más, nos iba a mostrar algunas de los facetas más notables de la recentísima Rehabilitación del Real Convento de Santa Ana de Badajoz, obra de la que es responsable. El acto lo organizaba, con su habitual sentido de la oportunidad, Amigos de Badajoz, y el local se llenó hasta la bandera. Y el caso es que era la segunda vez que nuestro Hipólito daba su charla y sobre el mismo tema. La cosa prometía. De manera esquemática, yendo al grano y con un sentido pedagógico digno de admiración --ayudado de su inseparable ordenador-- el arquitecto pacense nos dio una soberana e inteligible lección, sin tecnicismos ni puñetas, de cómo actuar sobre un inmueble y rehabilitarlo, poniéndolo en valor y recuperando para la ciudad espacios y enseres del histórico Monasterio, que, ahora, a la vista del público, contribuyen a enriquecer aún más nuestro espléndido patrimonio religioso.
Y así, además de situar perfectamente al convento en la Historia, con sus fundadoras y patronos, visitas reales, etc., la evolución del edificio en sus diferentes épocas, las múltiples ocupaciones de las monjas clarisas para sobrevivir con dignidad, además de ubicarlo perfectamente en el antiguo entramado urbano de la ciudad, Paco Hipólito fue desgranando con todo detalle, con mimo casi, las actuaciones realizadas, los espacios rehabilitados, sus procesos, los materiales empleados, etc., etc., apoyado todo con una gran riqueza de planos, gráficas y fotografías de antes y después. Y sobre esto que digo, que es fácil despacharlo en unas líneas, el bueno de Paco aportó un sinfín de noticias, breves y sustanciosas, sobre gestiones, idas y venidas sin cuento, todo para llevar a buen puerto lo que se traía entre manos. En la visita guiada que hizo Amigos de Badajoz al convento al día siguiente --a la que no pude asistir por otros compromisos--, los numerosos asistentes pudieron contemplar in situ los resultados de una actuación ejemplar, por lo que hay que felicitar efusivamente a Paco Hipólito por lo que supone de recuperación para la comunidad de Santa Ana y para la ciudad en general, de un bien de interés cultural catalogado como monumento.
Las monjas clarisas franciscanas de clausura, con su superiora al frente, sor Celina, una pacense, por cierto, han encontrado en Francisco de Asís Hipólito Ojalvo a su gran valedor, a su seguro protector, a su arquitecto salvador, por lo que no es de extrañar que pronto lo suban a los altares como San Francisco de Asís II, pero sin que tenga antes que morirse ni nada, como tienen que hacer los santos corrientes y molientes. Y todo por su obra bien hecha y... por su nombre franciscano, que todo hay que decirlo. Título más que merecido --que suscribimos la legión de amigos que tiene este sencillo y servicial arquitecto--, aunque un escalón por debajo de San Francisco de Asís, el gran reformador franciscano, primer patrono de estas sencillas monjas costureras, lavadoras, planchadoras y encuadernadoras.

Permalink ~ Comentar | Referencias (0)

Calendario

<<   Marzo 2006  >>
LMMiJVSD
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30 31   

Categorías

Archivos

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog