¡La biblia jaimejaraiceña!

Por El Avisador - 12 de Marzo, 2006, 19:12, Categoría: General

El jueves pasado a mediodía, que llega mi tía Federica, la del pueblo, a casa. Como de costumbre, viene cargada de bolsas. Esta vez de potingues para limpiar los suelos, la cocina, las vajillas, los cristales y el corral de los patos, los pavos y las gallinas. Se ha recorrido todas las tiendas y bazares chinos de Santa Marina y hasta, incluso, se ha comprado un carrito de la compra y todo. De tan abultado que viene, sólo le falta haberle puesto un motor fuera borda.
--¡Larala, laralá! ¿Qué tal, sobrino?
-- ¡Bufffff...!, acierto a resoplar, tirado como una colilla en el amplio sofá del comedor.
--¿Y eso?, te veo mala cara, muchacho. Como si te hubiera dao un soponcio. ¿El estrés? ¿El lumbago? ¿La próstata? Pareces como derrotao..., me dice la doña.
--Tila..., dame... una... taza..., acierto a decir con voz entrecortada.
--¡Pues tú tienes algo, a tí te pasa algo! ¡Voy a llamar al médico ahora mismo!
--¡No, no!..., el libro..., el libro..., medio acierto a señalar, con los ojos desorbitados, con el brazo y la mano extendidos.
--¿El libro de las direcciones de los médicos?, me dice mientras me abanica para que no me desmaye.
--¡No!..., ese libro..., la biblia..., y señalo un enorme paquete abierto que acaban de traerme de los Madriles los de MRW, servicio de transporte rápido y a domicilio.
Mi tía casi se cae al suelo, por poco se parte el espinazo, al intentar coger un gigantesco paquete conteniendo un libro descomunal, como jamás habíamos visto en nuestra vida.
--¡¡Ufff!! ¿Y ésto que es...? ¿Cómo pesa tanto...? ¿El Libro de Petete o qué?
--No seas bruta..., mujer..., mira lo que pone... en la portada..., le ordeno, balbuciente todavía.
Y la doña que lee parsimoniosamente:
--Jaime de Jaraíz..., un clásico del siglo XX.
***
Pues así fue, más o menos, la escena vivida el jueves pasado cuando acababa de recibir no un libro, sino el padre de todos los libros, la obras más grande jamás vista en esta casa, la biblia en pasta jaimejaraiceña, el libro de un tipo parece que especial, pero apellidado García y Sánchez, como todo el mundo, aunque atiende por Jaime de Jaraíz (Jaraíz de la Vera, 23 de Abril 1934), un genio extremeño de la pintura.
El tocho jaimejaraiceño, con todo lujerío de detalles y de enormes dimensiones (32,5 x 40 cm.), contiene 545 páginas de alta calidad, con decenas de fotos a todo color, muchas de ellas a toda página, habiendo sido editado por la Fundación Jaime de Jaraíz en 2003, con la colaboración de la Real Academia de Extremadura de las Letras y las Artes, e impreso en los talleres gráficos madrileños de Sclay Print. Todo un regalo para la vista, el libro, un soberbia joya bibliográfica del s. XXI, hay que considerarlo como el trasunto vital de un clásico del s. XX, contado por él, a modo de biografía personal y profesional --en su Discurso de entrada en la Real Academia de Extremadura--, y enriquecido por las visiones de una legión de críticos, historiadores del arte, catedráticos universitarios, escritores, periodistas, historiadores y gentes relacionadas con el mundo de la pintura que le han venido acompañando lo largo de su vida.
La obra, que necesitó cinco años para hacerse realidad, se inicia con un Prólogo de Juan Carlos Rodríguez Ibarra, presidente de la Junta de Extremadura, al que le sigue una Introducción de Santiago Castelo, presidente de la Real Academia. A continuación vienen dos de los documentos básicos de la obra, que nos sirve para conocer en profundidad su vida y su obra, su estilo y sus técnicas, sus sentimientos y sus emociones, su proceso de maduración y su maestría en el oficio, sus colores y tonalidades, sus luces y sombras, en suma, su incesante búsqueda de la luz para apresarla y retratarla. Y son su Discurso de ingreso en la Real Academia, titulado "Un pintor se confiesa" --un 6 de Mayo de 1984, en la iglesia del monasterio de San Jerónimo, de Yuste--, al que le sigue y completa otro de recepción, magistral, a medio camino entre lo biográfico y lo poético, del escritor y académico de la época, ya fallecido, Pedro de Lorenzo y Morales. La parte siguiente la componen nada menos que 67 trabajos, pequeñas colaboraciones, críticas, reseñas, poesías, etc. de otros tantos conocedores de su vida y su obra, gente cercana y amiga, en fin, que ayudan a perfilar mejor su figura. Cito aquí algunos nombres de los más repetidos, Carlos García-Osuna, Franscisco Prados de la Plaza y José Iglesias Benítez, aunque también nos suenan firmas como las de Feliciano Correa, Manuel Pacheco, Ángel Sánchez Pascual, Salvador Andrés Ordax, Juan de Ávalos, Juan Antonio Pérez Mateos, Francisco Lebrato, Rosa María Lencero, Isabel Montejano, Antonio Zoido y Juan Van-Halen, entre otros muchos más.
EXTRAORDINARIAS ILUSTRACIONES
Y, como os podéis imaginar, tratándose de un pintor, los textos vienen ilustrados desde el principio al fin con extraordinarias reproducciones de sus cuadros, los de todas las épocas y todos los estilos, incluyendo, como no podía ser de otra manera, una antología de las mejores fotos, bocetos, apuntes del natural, carteles y programas de su fecunda trayectoria vital y profesional, incluyendo... ¡su primer dibujo, con 8 añitos! ¡Ahí es nada, un Museo pictórico para tus ojos! ¡La obra de un clásico vivo, admirador de pintores extremeños como Luis de Morales o Francisco de Zurbarán, e italianos, como Leonardo da Vinci, Rafael o Botticelli, donde uno se queda arrobado por la visión de sus paños blanquísimos, imágenes maternales, niños y desnudos sensuales! Pero esto no termina aquí. Porque al final y como un regalo extra para nuestros ojos vienen 33 láminas, hechas a bolígrafo y ceras, con sus temas que les son más caros. Y aquí no termina la cosa, que, adheridos en las tapas postreras, vienen... ¡dos discos de música! Música totalmente suya, una de música para orquesta, interpretada por la Orquesta de cámara Reina Sofía, el Cuarteto Ibérico y la Orquesta Nova Schola Pratensis, con Jaime de Jaraíz a la guitarra, y el otro con música de guitarra, con música y letra del mismísimo Jaime. ¿Pero esto que es, señoras y señores? ¡Esto no es un clásico del s. XX, estamos ante un hombre del Renacimiento! Vean, si no: dibujante, pintor, escultor, grabador, compositor musical, intérprete de guitarra, editor, mecenas e impulsor de artistas jóvenes, creador de una Fundación... Y, ya para rematar su gigantesca obra editorial, Jaime me la envía prologada con dos dedicatorias. Una, oficial, impresa: "A mis padres, que animaron en tiempos difíciles a que esta afición no se perdiera; a mi familia, que aplaude entusiasmada este proyecto; y a todos aquellos que han contribuído a que esta idea llegara hasta su final". Y otra, oficiosa, escrita de su puño y letra, dirigida al arriba firmante y que me ha llegado a mis entretelas: "A Pedro Montero, el mejor avisador y pregonero de Extremadura, con el abrazo de Jaime de Jaraíz (firmado). 7-3-2006".
***
Ha sido todo un honor, Jaime de Extremadura, recibir tus "obras completas". Todo un señor detalle de un pintor para la Historia, "adosado" ilustre de este Avisador. Y de Jaraíz, por más señas. Quédate con Dios, hermano, que, aunque tu carné dice que vas para los 72 tacos, todavía tienes muchas cosas que decirnos. ¡Un fuerte abrazo! ¡Seguiremos en contacto por Internet!

Permalink ~ Comentar | Referencias (0)

Calendario

<<   Marzo 2006  >>
LMMiJVSD
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30 31   

Categorías

Archivos

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog