Una visita al castillo de Irás y Volverás

Por El Avisador - 17 de Julio, 2005, 10:58, Categoría: General

En una de mis muchas correrías por Badajoz, tuve tiempo de visitar a Justo Vila, en su Castillo-Biblioteca. Visita que se la debía desde hace un año para hablar de libros, escuelas, cultura y lo que se terciara. Llevé el morral bien preparado esta vez, pues ya le había avisado de la Ley no escrita del Avisador sobre el intercambio de visitas, con libros de por medio siempre. El lugar, de impresión, magníficamente conservado y las vistas, extraordinarias. No me extraña que, por la elevación del lugar, Justo se encuentre casi en el cielo, por encima del Alcalde, el Delegado del Gobierno e, incluso, el mismísimo Arzobispo. Como de costumbre, va el tío y se presenta como si estuviera en el pueblo, en su Helechal de toda la vida, con camisa y pantalón vaquero. Nada de chaqueta, corbata y otras mariconadas. Como se corresponde a un tío luchador, sindicalista de pro, político local y... maestro de escuela de los de antes. Aunque se haya licenciado en Geografía e Historia, lo que más le tira a este hombre tranquilo es la escuela y el pueblo. Y allí estaría, feliz como un niño chico, si no fuera porque la parienta, la Mari Feli, le dijo que nones. Que a Badajoz (...tierra de Dios, donde se acuesta uno y amanecen dos, dice el refrán). Y aquí, hasta cuando Dios quiera.
Y, aunque humilde el muchacho (autor de postín de numerosos libros, cuentos, novelas... ), pues hay que decir que escribe en su tiempo libre. ¿Cuándo, Señor, si con lo de la Biblioteca, lo de su Aspaceba del alma, su familia, con Berta, su hija, de motor principal... qué tiempo le queda? Pues, nada, que va el andoba y que te suelta que los sábados y domingos. ¡Pero si un sábado sí y otro también, el Justo se recorre media Extremadura con sus muchachos de Aspaceba! Claro, así tiene otra novela por terminar desde hace dos años.
Con que saco el morral y le presento mis cartas credenciales: El Refranero en la escuela, mi primer libro, en 2 vols. (1995), libro ya inencontrable y del que te tenido que hacer una "reedición" casera (fotocopia) del vol. primero, La tradición oral en Extremadura (2004), un libro colectivo donde hablo de los juegos populares infantiles en la escuela, la Revista Carnaval 2005, del Ayuntamiento de Badajoz, donde saco otro de mis panfletos sobre el Carnaval de Badajoz, y una separata de un largo y extenso trabajo mío sobre La devoción a San Judas en Badajoz, aparecido en el nº 15 de la Revista Ars et Sapientia (2004). Y para rematar la faena, una botella de vino ribera del Duero, de las que me traje de Valladolid. Los vinos y los libros de siempre han sido (y siguen siéndolo) buenos compañeros de los hombres, ¿o no? Cuando me creía que tenía al Justo rendidito, abrumado por tantas ofrendas y exquisiteces, ¿qué me hace el baranda? Pues que se levanta y se va raudo a su biblioteca y uno, dos, tres, cuatro y cinco, sí, he dicho bien ¡cinco! libros que me pone delante de mis narices. ¡Repóker! ¡Así, cualquiera! Pero veamos: la extraordinaria Poesía completa (1930-1993), del recordado y querido Jesús Delgado Valhondo, en tres soberbios volúmenes (2003), un lujazo total, la recentísima y novedosa El Quijote en clave de mujer/es, de Fanny Rubio (editora), de la Universidad Complutense, un tocho de 667 páginas, y, el remate de los tomates, su libro de viajes En cuanto amanezca. Viaje a la provincia de Badajoz (Libros del Oeste, 2004). Así que, ¡al morral con ellos!
La grata jornada continuó en el bar de la Facultad de Biblioteconomía, vacía de estudiantes por los exámenes, y allí, con unas cervezas por medio, quedamos en repetir la experiencia el próximo curso. Por algo llaman a la Biblioteca de Justo Vila el castillo de Irás y Volverás.
 

Permalink ~ Comentar | Referencias (0)

Calendario

     Julio 2005  >>
LMMiJVSD
        1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31

Categorías

Archivos

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog