El puente de la vergüenza

Por El Avisador - 17 de Julio, 2005, 2:59, Categoría: General


Hace un par de noches, ya bien oscurecido por la calor, salimos de nuevo la señá Pili y este su consorte a pasearnos por las orillas del Guadiana. Con este tiempo, el río es de los pocos lugares en Badajoz donde se está razonablemente bien. El microclima que allí se goza, ideal para paseantes y noctámbulos en estos días de canícula. Con que cogimos de nuevo por la avenida de Antonio Masa, la Peugeot y el Banco de España (magnífica obra en ladrillo visto esta de Rafael Moneo), para llegar a buen paso, junto a los jardincillos de las torres de 10-12 pisos, al monumento cinegético a Adelardo Covarsí, en la cabeza del Puente de la Universidad. Entrando ya en el puente (abierto en 1959), las vistas del ocaso son sensacionales, con el sol ocultándose gradualmente hacia el Portugal vecino. De película, vamos. Las gentes con las que nos cruzamos llevan atuendos ligeros, muchas de ellas corriendo y haciendo footing. Hay que combatir el estrés y el sobrepeso. Estamos en pleno corazón del "circuito del colesterol", ese que no sale nunca en los folletos turísticos y deportivos de la ciudad, pero el más utilizado que conozco por la ciudadanía. Se oye el rítmico croar las ranas y el río aparece repleto de isletas naturales, especialmente en su orilla izquierda. Las vistas no dejan de ser llamativas, y es todo un lujo el paseo, con el Puente Real a babor y el de Palmas, a estribor. Bandadas de aviones, vencejos y golondrinas, con sus chillidos característicos, surcan a esas horas el cielo en busca de insectos de que alimentarse. Más adelante, la vista de las Nuevas Moreras nos hace recordar las inundaciones de antaño, con el agua anegando sus antiguas casuchas y los bomberos sacando a la gente en sus barcazas. También no dejo de recordar que aquí empecé mi labor como maestro de alfabetización, en el año 1963, dando clases a adultos, la mayoría contrabandistas de café, en su modestísima iglesia. Sin olvidarme de la impresión que me llevé un día de haber contactado en su humildísima morada con ¡el verdugo de Badajoz! Nos pasamos a la acera del hotel Río, dejando atrás la rotonda, y tenemos tiempo de admirar la nueva planta y la espléndida fachada (agua, cristal, acero y hormigón) del ya espléndido Casino de Extremadura, abiertas sus puertas al público. Al final del paseo de Entrepuentes, en la cabeza del Puente viejo, topamos con otra rotonda, realzada con una impresionante fuente, con 24 surtidores, doce de ellos verticales y los restantes, con agua cruzada. Bello espectáculo que adorna la que fuera una de las entradas más concurridas "a Badajoz" en épocas pretéritas, la de La Estación. Lo que me hace recordar una antigua coplilla:

Al entrar en Badajoz
lo primero que se ve
el puesto de Saturnina
y las tazas de café.

Nos acercamos a las dos cristaleras del piso, que traslucen varias inscripciones y escudos históricos, y vemos que han sido rotas por algunos malnacidos. Con que nos disponemos a cruzar el puente en dirección "a Badajoz", convertido por la última y nefasta restauración en calle peatonal, eliminados las callejones laterales que le daban su peculiar personalidad visto desde el exterior. Nada más entrar, las pintadas, los brochazos y las inscripciones en sus muros laterales nos avisan de que estamos entrando en el Puente de la vergüenza. Las pintadas nos acompañarán todo el recorrido. ¡Cuánta suciedad! ¡Cuánto abandono! ¡Cuántos descerebrados echando por tierra su propio patrimonio! Como medida de autodefensa, para conocer la laya de sus autores, tomo nota de las "leyendas". Una dice: "XOSE TARRIO, PACO ORTIZ, OS RECORDAMOS". Seguimos y nos topamos con otra: "ABAJO LOS MUROS DE LAS PRISIONES". Más adelante, otra: "200 MUERTOS Y 1200 HERIDOS POR LOS POLÍTICOS" (se refiere al bárbaro atentado del 11 M). Seguimos y empieza a fallar la visibilidad, contamos unas 14 farolas sin luz, de las 40 y pico que hay en todo el puente. ¿Desidia? ¿Abandono? Siguen las pintadas: "MÁS FUERTE QUE EL AMOR A LA LIBERTAD, EL ODIO A QUIEN NOS LA QUITA". Otra más: "CARCELEROS ASESINOS". Más de lo mismo unos metros más allá: "QUIEN ROBA LA LIBERTAD DARA LA VIDA. ABAJO LOS MUROS". Tanta porquería y zafiedad casi nos impiden admirar la impresionante vista nocturna de la silueta de la ciudad, de La Alcazaba, de la Torre de Espantaperros, de la Catedral, iluminadas en la noche, con sus luces reflejadas en las aguas serenas del río. Llegamos a las dos garitas, a los dos castilletes que se levantan en la mitad del Puente, y vemos que están manchados asquerosamente por los cabrones de siempre. Lo mismo que sus cuatro bancos de granito. Incluso falta el foco de sus pequeñas almenas en uno de ellos. Las pintadas obsesivas de estos malnacidos no cesan: "CARCELEROS ASESINOS", "MARIONETA, VOTA (y aquí viene el signo anarquista, una A dentro de un círculo)". Ya vamos conociendo la ralea de sus autores. Sigue la inmundicia poco más adelante: "PREXAS LIBRES, Y CÁRCELES, CENTROS DE EXTERMINIO" (acompañando al texto otra vez el símbolo del anarquismo). ¿Pero en dónde estamos? ¿En la Alemania nazi? ¿No vivimos en España y en libertad y democracia? ¿Qué nos dicen estos iluminados de tres al cuarto? ¿Por qué no se liberan ellos de quienes les comen el coco? Llegamos al final y vemos, con pena, las cinco cristaleras, todas ellas hechas añicos menos una, salvada milagrosamente de las hordas de Atila. ¿Cómo es posible que este emblemático Puente esté como está? Si parece el Museo de los horrores de tanta inmundicia, de tanta degradación, de tanto abandono. ¡Qué vergüenza, hermanos! ¿Y qué hacen la Junta y el Ayuntamiento, mientras tanto? ¿Van a seguir dejando que se pudra el tiempo y el Puente más importante de la ciudad siga en manos de los hijoputas de siempre? ¿A qué están esperando para ponerse de acuerdo en su administración y conservación? ¿Qué hemos hecho los ciudadanos de bien de esta ciudad para merecernos ésto? Y en cuanto a los "valientes" que han dejado su estiércol en este Puente tan querido, decirles que son la hez de la Humanidad, unos cobardes que no tienen donde caerse muertos. Que, como las ratas del Guadiana, aprovechan la nocturnidad para perpetrar sus felonías. Pero me dan lástima estos mequetrefes tan "valientes", por lo que les voy a ayudar a que sigan pintando sus consignas de mierda. Pero, eso sí, que lo hagan dando la cara, si tienen lo que tienen los hombres y las mujeres de estas tierras, de día y en unos sitios muy especiales para ellos que, seguro, bien conocen:

--En los muros de la cárcel, de donde no debían haber salido.
--En la fachada de la Delegación del Gobierno en Extremadura, al lado del guardia civil de puerta.
--En la fachada de la Comisaría General de Extremadura, junto al policía de guardia.
--En las paredes de la Comandancia de la Guardia Civil, en Santo Domingo, con la Benemérita esperándolos.

Permalink ~ Comentar | Referencias (0)

Calendario

     Julio 2005  >>
LMMiJVSD
        1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31

Categorías

Archivos

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog